Marta Ramallo: “No tenemos que permitir que sigan desapareciendo a nuestras pibas”

“Hoy a 22 meses, nos encontramos pidiendo justicia, memoria y verdad por Johana”, sostuvo Marta Ramallo, en una movilización a 22 meses del secuestro de su hija, y luego de que se confirmara que los restos encontrados en Berisso pertenecen a la joven. “No vamos a dejar que su femicidio quede impune. Exigimos a la justicia la inmediata detención de los responsables”, señalaron en un comunicado leído el domingo frente a la Gobernación bonaerense.

“No tenemos que permitir que sigan desapareciendo a nuestras pibas. No tenemos que permitir que haya un Estado cómplice, proxeneta y patriarcal para nuestras pibas”, sostuvo Marta.

“La Justicia ha confirmado que uno de los restos de cuerpo encontrados en Berisso pertenecen a nuestra compañera Johana Ramallo”, indicaron en la lectura del comunicado. “Esto no será motivo para que bajemos los brazos sino para que del dolor y de la bronca saquemos más fuerza para luchar por justicia como nos enseñaron nuestras Madres y Abuelas de Plaza de mayo de 2019”.

La concentración fue desde calles 1 y 63, lugar donde Johana fue vista por última vez el 26 de julio de 2017 hasta la Gobernación, donde señalaron que María Eugenia Vidal y el intendente Julio Garro “nunca pusieron sus herramientas a disposición de la búsqueda ni de las necesidades de la familia de Johana”.

Justicia, Policía y poder político

Johana fue secuestrada por una red de trata “que opera en nuestra ciudad de manera impune y cuyos brazos se extienden en distintos ámbitos de poder”, señalaron en un comunicado leído en el acto.

Reafirmaron al Estado como responsable, en un entramado en el que actúa la Policía Bonaerense “y particularmente la Comisaría Novena de La Plata que encubren y son partícipes de la trata”. También apuntaron contra el intendente municipal Julio Garro y la Gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal que «no quieren desarmar las redes de trata que funcionan a la vista de todes nosotros y que no dejan de cobrarse la vida de niñas, niños, travestis y trans”.

La causa estuvo primero en manos de la Justicia provincial, a cargo de la fiscal Betina Lacki, “quien dejó la investigación en las manos de la misma policía que controla la zona prostibularia” y no aceptó el cambio de carátula de la causa, “porque consideró que Johana se había ido por propia voluntad”.

Tras intensas movilizaciones se logró el pase de la causa a la Justicia Federal y que Johana fuese buscada bajo la hipótesis de secuestro para la trata sexual de personas. Sin embargo, señalaron que el Juez Kreplak “no tuvo una línea clara de investigación y dilató tiempos preciosos para la búsqueda”.

 

Escuchá a Marta Ramallo

Escuchá lectura del documento

 

Foto:R. Lisandro Amado

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *