Tras la movilización de trabajadorxs y vecinxs, la salita del Hospital Ingenieros recuperó el gas