Denuncian el «vaciamiento» de las imprentas del Estado Bonaerense

«Las máquinas se fueron rompiendo y no hay nadie que las repare”, ejemplificó Marcelo Alcobendas, Secretario General del Sindicato Gráfico Platense, al referirse al deterioro en los talleres del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires. Los trabajadores de la Dirección Provincial de Impresiones y digitalización del Estado denuncian vaciamiento y se encuentran en estado de alerta y asamblea permanente. Todos los días durante una hora por turno los empleados de los talleres ubicados en Tolosa – calles 3 y 523- salen a la puerta del predio para visibilizar la situación que se agravó tras la unificación de diversas sedes.

Desde el Sindicato señalan que la Provincia cortó el mantenimiento del edificio y de maquinarias, que estaba tercerizado, con la excusa de que se gastaba mucha plata. “Las máquinas se fueron rompiendo y no hay nadie que las repare. En un sector de alta producción hay tres máquinas muy complejas y que tienen mucho tiraje y hay dos que se rompieron. No se puede trabajar”, señaló Alcobendas en diálogo con Radio Futura.

La Dirección Provincial de Impresiones y Digitalización del Estado (DiPIDE, ex DIEBO) es la encargada de proveer piezas gráficas a los organismos estatales de la provincia.

Los trabajadores propusieron crear talleres de reparación, mantenimiento, mecánica y electricidad como funcionaban décadas atrás, lo cual serviría para capacitarlos, a la vez que el Estado ahorraría dinero. Pero el Gobierno de María Eugenia Vidal lo rechazó, manteniendo la vía de la tercerización y llamó a licitación que aún no se definió.

Respecto a lo edilicio, “los baños no tienen agua, los techos se llueven y la instalación eléctrica es bastante deficiente”, agregó el representante sindical. En ese marco, se declararon en estado de alerta y asamblea con medidas de reclamo y visibilización del vaciamiento.

Unificación de talleres

Alcobendas explicó que a comienzos del año 2018 el Gobierno Provincial unificó todos los talleres. Había uno por jurisdicción –Economía, Salud, Educación y Ministerio de Gobierno- y sólo quedaron dos: el de Tolosa y en Salud.

“En esos dos se distribuyeron la totalidad de los trabajadores y quedó un remanente en el Ministerio de Economía. Esto repercute en la carrera del trabajador gráfico. Porque la misma cantidad de cargos que había en un taller fueron trasladados a otro taller que también los tenía”, explicó al referirse a la superposición de jerarquías.

 

Escuchá a Marcelo Alcobendas con Radio Futura

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *